El artículo se ha añadido correctamente a la cesta

"Convoyes árticos" | Muy Historia Colección II Guerra Mundial nº 57

Precio:

6,99 €

Cantidad:

Descripción:

Mientras la Segunda Guerra Mundial hacía estragos en las estepas rusas, en África y, especialmente, en los cielos europeos, las fuerzas de élite alemanas y soviéticas libraban una amarga batalla en un aislado rincón del norte de Europa. Aquí el enfrentamiento era por el control del puerto libre de hielo de Múrmansk, donde la Unión Soviética recibía, uno tras otro, convoyes cargados de tanques británicos y estadounidenses, fusiles, combustible, armas pequeñas, alimentos y aviones. Los suministros aliados mantuvieron viva a la Unión Soviética en un momento crítico durante las primeras etapas de la guerra, por lo que Hitler intentó detener los convoyes por todos los medios. Al principio de la campaña contra Rusia, el Führer esperaba tomar Múrmansk y así debilitar a su archienemigo.

Más tarde, cuando se dio cuenta de que la lucha en el terreno árido y montañoso del norte era imposible de ganar, se propuso destruir los convoyes. La Luftwaffe y los submarinos atacaron a los marineros aliados aprovechando la permanente luz del día del verano polar, mientras que el imponente hielo y las furiosas tormentas amenazaban a los barcos en los oscuros meses de invierno. Los hombres que componían las tripulaciones de los convoyes árticos temían estos viajes, y con razón; no por nada los llamaban “convoyes suicidas”. Si caían por la borda en una tormenta, les esperaba una muerte rápida en el mar helado, y si las bodegas de los barcos, llenas de combustible y municiones, eran alcanzadas por un torpedo o una bomba, todo estallaba en un mar de llamas. Los viajes en convoyes por el Ártico y los combates en el Frente Norte pusieron a prueba a algunos de los hombres más duros de la guerra. Este número está dedicado a su lucha y a sus experiencias. Buena lectura.

ELIGE TU REGALO DE BIENVENIDA

TE PUEDE INTERESAR

DESCARGA LA APP

TE PUEDE INTERESAR