ZINET MEDIA SUSCRIPCIONES

Compartir:

IA Consciente | Muy Interesante Digital nº 511 diciembre 2023

3,49 

El Test de Turing, propuesto por el genial Alan Turing en 1950, es un criterio asentado para evaluar la inteligencia de una máquina. Consiste en una conversación entre un humano y una máquina a través de un teclado y una pantalla, donde un evaluador debe determinar si esta puede pasar como un ser humano en la conversación. Es decir, si sus giros de debate y diálogo, sus exposiciones y argumentos no difieren de los nuestros, con lo que si el humano mantuviera la conversación con los ojos cerrados no notaría en absoluto que está ante una máquina. Si ChatGPT u otra inteligencia artificial puede engañar al evaluador haciéndose pasar por un humano, se considera que ha pasado el test de Turing. Pues bien, ChatGpt hace tiempo que lo pasó… ¿Qué consecuencias tiene? ¿Qué nuevo cotexto tecnológico y ético nos abre? Este es nuestro gran tema de portada. Porque si bien es importante destacar que el test de Turing no es una medida definitiva de la inteligencia artificial, ya que se basa en la capacidad de imitar la conversación humana, y no en la comprensión profunda o la consciencia, dicha imitación lleva implícita los manejos de esta consciencia, el conocimiento profundo de sus mecanismos o bien su exquisita simulación, y ahí recordamos al viejo Platón y su noción de simulacro: aquello que no es cerrado como la idea pero que precisamente por su fallo abre el abismo de una nueva idea. Disfruta de la revista. Está repleta de artículos para debatir, ya sea entre una máquina y tú o entre nosotros.

IA Consciente | Muy Interesante Digital nº 511 diciembre 2023

3,49 

Compartir:

El Test de Turing, propuesto por el genial Alan Turing en 1950, es un criterio asentado para evaluar la inteligencia de una máquina. Consiste en una conversación entre un humano y una máquina a través de un teclado y una pantalla, donde un evaluador debe determinar si esta puede pasar como un ser humano en la conversación. Es decir, si sus giros de debate y diálogo, sus exposiciones y argumentos no difieren de los nuestros, con lo que si el humano mantuviera la conversación con los ojos cerrados no notaría en absoluto que está ante una máquina. Si ChatGPT u otra inteligencia artificial puede engañar al evaluador haciéndose pasar por un humano, se considera que ha pasado el test de Turing. Pues bien, ChatGpt hace tiempo que lo pasó… ¿Qué consecuencias tiene? ¿Qué nuevo cotexto tecnológico y ético nos abre? Este es nuestro gran tema de portada. Porque si bien es importante destacar que el test de Turing no es una medida definitiva de la inteligencia artificial, ya que se basa en la capacidad de imitar la conversación humana, y no en la comprensión profunda o la consciencia, dicha imitación lleva implícita los manejos de esta consciencia, el conocimiento profundo de sus mecanismos o bien su exquisita simulación, y ahí recordamos al viejo Platón y su noción de simulacro: aquello que no es cerrado como la idea pero que precisamente por su fallo abre el abismo de una nueva idea. Disfruta de la revista. Está repleta de artículos para debatir, ya sea entre una máquina y tú o entre nosotros.