ZINET MEDIA SUSCRIPCIONES

Compartir:

Zodíaco | Mía Books digital nº7

3,50 

Tras la enorme autoexigencia de los primeros meses, en la segunda parte de 2024 recuperaremos la capacidad de disfrutar y la sensación de libertad. Lo material dará paso a lo intelectual. Efectivamente, el tránsito de los astros marcará dos etapas bien diferenciadas durante 2024. El primer semestre será tan arduo como constructivo. Se esperará la colaboración de la familia. En este sentido, las relaciones afectivas serán estrechas y brindarán estabilidad. Júpiter, actuando en la Casa II, propiciará que se prospere en el ámbito económico de tal manera que incluso se puede llegar a ser rico. Este aspecto atraer el dinero y, si bien, gozaremos de un olfato inigualable para los negocios, no viviremos obsesionados por él sino por disfrutar de los placeres de la vida. Los lazos emocionales se cierran en torno al lugar de origen. Este sentimiento de pertenencia dará seguridad y se convertirá en un gran móvil que nos fortalezca. La segunda etapa del año arranca con Júpiter entrando en Géminis. En este momento de tránsito, nos costará adaptarnos a las circunstancias y a cooperar con el entorno. Sin embargo, este mismo planeta podrá acelerar la ruptura en las relaciones amorosas que se encuentren en crisis durante el mes de junio. Será común la sensación de que las condiciones ajenas a nuestra voluntad deciden por nosotros. En verano, Júpiter empezará a movilizar su energía más libre y desapegada. A partir de aquí, los deseos propios se harán sentir. Correrá por nuestro cuerpo una corriente renovadora y vital, recuperando el optimismo, el protagonismo y un mayor riesgo. Encontraremos nuestra suerte cuando usemos ese ingenio y curiosidad propios de Géminis. Los últimos meses propician la vida social y esto puede beneficiarnos enormemente con nuevos contactos y conocidos beneficiosos. Intelectualmente aventureros, nos encantará aprender y una mente abierta nos permitirá ir muy lejos.

Zodíaco | Mía Books digital nº7

3,50 

Compartir:

Tras la enorme autoexigencia de los primeros meses, en la segunda parte de 2024 recuperaremos la capacidad de disfrutar y la sensación de libertad. Lo material dará paso a lo intelectual. Efectivamente, el tránsito de los astros marcará dos etapas bien diferenciadas durante 2024. El primer semestre será tan arduo como constructivo. Se esperará la colaboración de la familia. En este sentido, las relaciones afectivas serán estrechas y brindarán estabilidad. Júpiter, actuando en la Casa II, propiciará que se prospere en el ámbito económico de tal manera que incluso se puede llegar a ser rico. Este aspecto atraer el dinero y, si bien, gozaremos de un olfato inigualable para los negocios, no viviremos obsesionados por él sino por disfrutar de los placeres de la vida. Los lazos emocionales se cierran en torno al lugar de origen. Este sentimiento de pertenencia dará seguridad y se convertirá en un gran móvil que nos fortalezca. La segunda etapa del año arranca con Júpiter entrando en Géminis. En este momento de tránsito, nos costará adaptarnos a las circunstancias y a cooperar con el entorno. Sin embargo, este mismo planeta podrá acelerar la ruptura en las relaciones amorosas que se encuentren en crisis durante el mes de junio. Será común la sensación de que las condiciones ajenas a nuestra voluntad deciden por nosotros. En verano, Júpiter empezará a movilizar su energía más libre y desapegada. A partir de aquí, los deseos propios se harán sentir. Correrá por nuestro cuerpo una corriente renovadora y vital, recuperando el optimismo, el protagonismo y un mayor riesgo. Encontraremos nuestra suerte cuando usemos ese ingenio y curiosidad propios de Géminis. Los últimos meses propician la vida social y esto puede beneficiarnos enormemente con nuevos contactos y conocidos beneficiosos. Intelectualmente aventureros, nos encantará aprender y una mente abierta nos permitirá ir muy lejos.